El mar

Nombro mucho el mar y el Océano en mis sueños pero no he titulado ninguno como tal. Debo estar hecha de agua (¡ah! como todo el mundo) porque sueño mucho con el mar. Será que estoy hecha de agua salada. Y en el mar me quedaré; he soñado con una marea fuerte y turbia, pero aún así me he adentrado en el agua para nadar. Al alejarme las olas pierden su fuerza y doy brazadas tranquila, con la idea de volver pronto a la orilla. Pero en la orilla el mar vuelve a estar turbio y la marea tira de mí con fuerza, con tanto ímpetu que no puedo salir. Vuelvo a nadar mar adentro, hasta que las olas se calman. Es un espejismo, supongo, observar la orilla tranquila, me dirijo de nuevo hacia ella pero casi al poner un pie en la arena las olas se vuelven más grandes y tiran de mí. Y en el centro del Océano me sumerjo definitivamente y el color turbio, casi marrón, se vuelve azul, calmado e intenso. El mar me da la bienvenida.

Acerca de cristina g. montero

Escritora y periodista con ganas de contar pequeñas historias. ¿Mi excusa narrativa? Los sueños que tengo, auténticos cuentos para divertir, hacer pensar, entretener. Ver todas las entradas de cristina g. montero

11 responses to “El mar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: