Una fiesta

Pero una fiesta algo rara, disparatada. He soñado que mis padres organizaban un “eventillo” en su casa con más de trescientos invitados. Había una mesa incluso en un cuarto de baño. Eso sí, muy bien puesta, con cubiertos de plata y candelabros. Me he reencontrado con muchos amigos de la Universidad, pero no he disfrutado de ellos porque mi preocupación era encontrar unos cuadernillos y terminar los deberes. Cuadernillos de matemáticas y dibujo. Buscándolos me he tenido que enfrentar con dos chicas que estaban muy enfadadas, no sé porqué. Lo que sé es que tenían una fuerza desmedida, han roto incluso una puerta. Me escapo de su furia pero me veo atrapada en el cuarto de baño de la mesa bien puesta, con los invitados más ilustres, que no me dejan moverme con libertad. Por fin llego al salón y abro un armario donde está escondido el homenajeado, un príncipe heredero de un país lejano, que resulta tener la misma cara de Joaquín Cortés.

Acerca de cristina g. montero

Escritora y periodista con ganas de contar pequeñas historias. ¿Mi excusa narrativa? Los sueños que tengo, auténticos cuentos para divertir, hacer pensar, entretener. Ver todas las entradas de cristina g. montero

3 responses to “Una fiesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: