Monstruitos de las faldas escocesas

Las faldas escocesas que llevan las niñas, las de cuadritos y pura lana, esconden tras de sí una historia monstruosa. Y es que viven en las faldas escocesas unos monstruitos de color fucsia que harían alejarse a cualquiera. No suelen mostrarse de lo perezosos que son, pero en la oscuridad brillan con su color fucsia fluorescente. Yo los he visto, puntitos rosas disimulados en el armario, escoltados entre los pantalones de algodón y los zapatitos de piel vuelta. ¡Qué miedo!

Pueden parecer inofensivos, pero no subestiméis a los monstruos de las faldas escocesas por su tamaño y pereza, porque yo os digo que las apariencias engañan. Y ya sabemos que quien engaña precede al miedo de las verdades mal contadas, de los mitos no resueltos, de los cuentos imposibles y de las leyendas nunca contrastadas.

Pero yo os estoy contado la verdad.  Los monstruitos se quieren vengar de los pastores escoceses que escaldan la lana a sus ovejas, donde aquéllos viven plácidamente. Aaayy, pero son tan perezosos que antes de saltar sobre sus enemigos y teñir sus caras de color fucsia, acaban repartidos por todo el mundo, en las falditas que llevan las niñas. Y el viaje tengo que decir, los deja confundidos, por lo que ahora pueden saltar sobre cualquiera; si los vierais saldríais corriendo. ¿O queréis ir al colegio con la cara teñida de color rosa chicle? Los demás niños se reirían de vosotros. Cuando en el parque veáis a una niña con una falda escocesa, ¡huid!

¿Qué cuál es origen de los monstruitos de las faldas escocesas? Escocia, por supuesto. Es que las ovejas de aquellos campos verdes son muy gruñonas (otra vez las apariencias engañan), y tal es su enfado cuando se les molesta, que hace muchos años generaron estos monstruitos como autodefensa. Nacen estos seres fucsia del odio de las ovejas. Lo que no midieron las muy gruñonas es la pereza de estos bichitos que se asentaron en la lana comodones y sólo reaccionan cuando los pastores escaldan su lugar de residencia. Reaccionan, pero se quedan dormiditos de inmediato y es entonces cuando aparecen en las falditas escocesas.

El otro día fui capaz de cazar uno, lo he llamado monstruito fucsia, perezoso y dormilón. ¡No intentéis hacer esto en casa solos! Puede resultar peligroso. Tengo que deciros que lo cogí con unas pinzas, protegida con un pasamontañas y unas gafas de sol. ¡Y todo eso lo hice por la noche, así que no veía casi nada! Pero ahora que lo he atrapado, he podido verlo a través de un microscopio, y la verdad, porque yo siempre cuento la verdad, mi nuevo amiguito es monstruoso. A través del microscopio sus ojos se ven muy grandes, parece enfadado… Son unos ojos redondos que ocupan casi toda su cara. No tiene piernas, ni brazos ni cuerpo, sólo es una cara con ojos redondos verdes y una boca  muy desagradable. Sus labios son finos, y cuando bosteza enseña sus dientes, que son parecidos, a escala microscópica, a los de un tiburón. De sus colmillos sale la tinta fucsia que tiñe la cara de sus víctimas. Es decir, que para colmo, ¡colmillos, muerden!

No sé qué hacer con mi falda, había pensado en quitar todos los puntos fucsia para acabar con la amenaza, y mandarlos a Escocia en una carta urgente. Yo no me acercaría a más de cien metros de una niña con falda escocesa, de verdad.

Anuncios

Acerca de cristina g. montero

Escritora y periodista con ganas de contar pequeñas historias. ¿Mi excusa narrativa? Los sueños que tengo, auténticos cuentos para divertir, hacer pensar, entretener. Ver todas las entradas de cristina g. montero

4 responses to “Monstruitos de las faldas escocesas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: