Mueren las sombras

Y llegó ese día en el que nos encontramos con las sombras que nos acechaban, cara a cara. Y a golpe de rabia y suspiros las mordimos, las masticamos, las tragamos. Y con lágrimas y sudor las expulsamos, inservibles, deshechas, para que se confundieran con el aire que respiramos. Pero el aire está ya limpio, lo hemos purificado. Ahora podemos inspirar tranquilos, sosegados, porque las sombras han desaparecido. Nosotros hemos acabado con ellas. Herederas de los miedos son las sombras, como vuelvan a aparecer me cogerán con fuerzas renovadas.

Anuncios

Acerca de cristina g. montero

Escritora y periodista con ganas de contar pequeñas historias. ¿Mi excusa narrativa? Los sueños que tengo, auténticos cuentos para divertir, hacer pensar, entretener. Ver todas las entradas de cristina g. montero

2 responses to “Mueren las sombras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: