La muerte

Entonces, ¿cómo es la cosa? ¿Que no morimos mientras nos recuerden? No sé, si voy al funeral de alguien con el que he compartido momentos de mi vida, más o menos memorables, en lo único que puedo pensar, además de en que detesto los funerales, es en que esos recuerdos se desvanecen. Porque ya no somos dos personas las que recordamos, si no una.

No soñéis nunca con que asistís a un funeral, porque los de verdad están llenos de cosas que criticar, con las que te proteges ante el dolor. Pero en los soñados solo existe dolor y desconcierto. Sonaba de fondo “Uprising”, de Muse, y hoy no puedo dejar de escuchar esta música.

Sueños relacionados:

Libertad II.

Recuerdos (Losing my religion).

Anuncios

Acerca de cristina g. montero

Escritora y periodista con ganas de contar pequeñas historias. ¿Mi excusa narrativa? Los sueños que tengo, auténticos cuentos para divertir, hacer pensar, entretener. Ver todas las entradas de cristina g. montero

6 responses to “La muerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: