El coche que te parió IV

Limpia que te limpia el coche, con aspiradora, con un trapo húmedo, hasta inundándolo. Claro, cuando intento que se vaya el agua se queda el coche estropeado, vamos, un coche inundado, y no sé por qué, intento arreglarlo con una fregona, e incluso me ha dado tiempo, esta noche, soñando, a inventar la súper fregona a motor, con varios cabezales, y el coche, después de tal limpieza, se llena de arena, hay una tormenta de arena dentro del coche, y yo cojo la súper fregona a motor y la pisoteo, salto sobre ella y sobre sus cabezales, y me tropiezo con el coche, un coche que a veces tiene arena y otras chicles pegados en su flamante tapicería, flamante no, porque ha sufrido una inundación, y una tormenta de arena; me subo en el techo del coche, le ato una pompa de chicle gigante y vuela, y se va volando pero aún así me deja un regalito, va soltando aceite y me embadurna entera, la madre que lo trajo al mundo al coche.

Sueños relacionados:

El coche que te parió.

El coche… II.

El coche… III.

Anuncios

Acerca de cristina g. montero

Escritora y periodista con ganas de contar pequeñas historias. ¿Mi excusa narrativa? Los sueños que tengo, auténticos cuentos para divertir, hacer pensar, entretener. Ver todas las entradas de cristina g. montero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: