Bichos

bichos

¿Los véis? Monísimos, inofensivos, simpáticos. Como simpáticas son mis hijas cuando se llaman entre ellas “bicho”. Pues nada que ver con los bichos con los que he soñado esta noche. Imagináos una cochinilla que crece y crece hasta convertirse en un gigantesco bicho.

Y las polillas también pueden parecer bichos agradables, con cierto halo de fantasía, con sus alitas, con sus lucecitas en las noches de verano. Pero no, las polillas de mi sueño han invadido mi casa en fila india; tenían querencia por las sillas de madera y se las han comido todas.

Qué bonitas pueden parecer las mariquitas. Rojas con lunaritos negros. Salvo que entren en tropel tamaño mamut por la ventana de tu casa. Y con cara de enfadadas. ¿Qué les habré hecho yo a los bichos?

Intentando cerrar las puertas y ventanas de mi casa para que no me invadan los bicho gigantes, se cuelan dos gatitos aparentemente inofensivos. Pero no, son gatos pequeños que se han aliado con los bichos grandes para abrir cada puerta y cada ventana que yo he cerrado.

Los animales y yo no nos llevamos bien, lástima.

No os lo váis a creer, pero mientras escribía esto una golondrina se ha colado en el salón.

Anuncios

Acerca de cristina g. montero

Escritora y periodista con ganas de contar pequeñas historias. ¿Mi excusa narrativa? Los sueños que tengo, auténticos cuentos para divertir, hacer pensar, entretener. Ver todas las entradas de cristina g. montero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: