Pesadilla en clase de infantil

niños_blog

Imaginaos que tenéis que entretener un día a una clase de veintitantos niños de cinco años de infantil. Imaginaos que no sois profesores ni tenéis experiencia en aulas de pequeñines. Pues algo parecido es lo que tenemos que hacer los padres de la clase de mi hija Martina este curso. A cada padre le toca los lunes por la tarde EL DÍA DEL PROTAGONISTA, y tenemos que inventar una actividad para entretener a los pequeños. A veces está relacionado con la profesión de los padres y otras no. La verdad es que por ahora el listón está muy alto y se han organizado actividades divertidísimas para ellos: Han jugado al fútbol, han hecho magdalenas, han jugado con chocolate, realizado varias manualidades…

Yo voy a escribir un cuento (cómo no) personalizado en el que todos los niños son protagonistas. Me toca en abril pero ya lo estoy perfilando. Como ayer me puse a ello he tenido una pesadilla al respecto. Estaba en clase, todos los niños me miraban expectantes, especialmente mi hija, con cara de “no me decepciones”. De repente mi marido se va, abandona la clase y me dice que pasa de la actividad. No sé la razón, pero está muy enfadado. La profesora de los niños intenta tranquilizarme y yo comienzo a hacer un puchero con la barbilla más propio de los pequeños que me miran fijamente.

“No importa”, me digo, y me dispongo a sacar un cuentito para cada niño y comenzar a leer en voz alta. Pero entonces no los encuentro, en vez de eso saco de una bolsa unas plantillas para los zapatos. Voy a buscarlos en otra parte y aparecen cartones y folios pero sin una palabra escrita.

“No importa”, me digo, “se lo voy a contar igualmente porque me lo sé de memoria”. Pero no hay forma, de repente no me acuerdo de la historia y comienzo a confundir el nombre de los niños, que comienzan a llorar. ¿Y yo qué hago? Lo que mejor se me da en estos casos, llorar más fuerte.

Sueños relacionados:

Y llorar, llorar, llorar.

Las películas que me hicieron llorar.

Acerca de cristina g. montero

Escritora y periodista con ganas de contar pequeñas historias. ¿Mi excusa narrativa? Los sueños que tengo, auténticos cuentos para divertir, hacer pensar, entretener. Ver todas las entradas de cristina g. montero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: