El chino

chino

Esta noche me he trasladado, como siempre, a una realidad paralela. En esta ocasión no estaba casada ni tenía hijos y compartía piso con mi amiga Carmen, y con el chino.

El chino es un señor mayor, procedente de una aldea remota, y casi único superviviente del hundimiento de una presa que ha sumido dicha aldea en las profundidades de un lago.

Cuando llego a vivir con ellos, el amable señor se presta, insiste, es más, se pone un poco pesado, con lavar mis cortinas y sábanas con una técnica especial. Se trtaslada, por una puerta mágica, al lago, para lavar mis cosas. Y lo que hace en realidad, además de devolvérmelas impolutas, es embrujarlas.

De manera que por la noche, entre mis sábanas y cortinas, tengo visiones extrañas. Como ver a una vecina en el balcón que abraza a un águila gigante con el que pretende salir volando.

– ¡Está usted loca señora!

Luego el anciano ha secuestrado a una familia con la excusa de venderle sábanas, claro que yo ya no sé si esto forma parte de mis visiones o no. Sueño dentro de un sueño.

Hay que ver con el chino, Carmela, ¿tú no vas a decir nada?

Ella no, ella desayunando impasible en la cocina. Así te atragantes.

Acerca de cristina g. montero

Escritora y periodista con ganas de contar pequeñas historias. ¿Mi excusa narrativa? Los sueños que tengo, auténticos cuentos para divertir, hacer pensar, entretener. Ver todas las entradas de cristina g. montero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: