Preguntas (Querida Lola IV)

1

Querida Lola:

¿Qué quieres hacer con todas la preguntas que te haces? No tienen respuesta. Pero las preguntas están ahí, son nuestra razón de ser. Acaso nos las hacemos como instinto de supervivencia.

¿Qué quieres hacer con esas preguntas? No obtendrás de ellas respuestas, pero puedes moldearlas para hacer una obra de arte, que es y será tu vida. Estíralas, dales calor, déjalas solas en el frío de la noche. Volverán a ti pese a estar congeladas. Conviértelas en cristal, y en palabras. Rómpelas, se componen de nuevo solas. Tú y yo necesitamos un “¿para qué?”, un “¿merece la pena?”. No vamos a obtener respuestas. Pero podemos hacer muchas cosas con esas preguntas, no sólo buscar las respuestas. Las preguntas son el motor de tu creatividad. ¿Qué quieres hacer con esas preguntas?

Yo te aconsejo: grítales, no les tengas miedo, bébetelas y saciarás tu curiosidad. Luego se convertirán en lluvia y volverán a ti, porque eres una persona creativa y curiosa.

Moldéalas y ahora… relájate y disfruta.

Sueños relacionados:

Anuncios

Cuarto embarazo

libro-hola-aqui-estoy

No, no estoy embarazada, pero he soñado que lo estaba. ¡Qué locura! Igual que buscamos en su momento con ilusión tener un tercer hijo, lo del cuarto está más que descartado… Pero esta noche ha sido tan real la impresión, que me que quedado con un buen sabor de boca.

Sobre todo por revivir las sensaciones (las buenas, no “las otras”) de manera tan real. Aunque con un toque disparatado y fuera de toda lógica que te otorgan los sueños. Por ejemplo, sólo me ha chivado el embarazo el predictor, no me ha dado tiempo a ir al ginecólogo para confirmarlo y sin embargo he notado cómo se movía el bebé. Ese recuerdo; cuando se pone dura la barriga sólo por un lado y durante unos segundos no te puedes ni mover.

Sin embargo no he llegado a saber el sexo, aunque he estado pensando en nombres y, he aquí otro disparate, lo he estado dilucidado con dos profesores de la Universidad a los que no veo desde hace años. No los nombro porque voy a tirar su reputación por los suelos. Tendrán quehaceres más serios que quedar con una antigua alumna a decidir el nombre de su futuro hijo imaginario. Al final nos hemos quedado en Mateo si es niño y Julieta si es niña. Ahora despierta no me convencen demasiado, la verdad.

La madrina no la he decidido, me he quedado entre varias posibilidades, pero el padrino, prepárate por si ocurre, va a ser mi amigo Curro y, esta idea, que creeréis consensuada con mi amante marido, me la ha sugerido muy acertadamente Morata. Luego se me ha olvidado lo del embarazo comentando el partido de España-Italia, hasta que mi niño imaginario me ha vuelto a dar pataditas.

Hoy me he levantado con mariposas en el estómago, me voy a tomar un café a ver si se me pasa.

*Ilustración del libro “Hola, estoy aquí” (Willy Breinholst).


Cosas bonitas

Pero inciertas, sueño.


La montaña mágica

hotelbudapest

Que digo yo que a Thomas Mann desde el otro mundo y a editores varios no les importará que copie el título para este post.

Es que hoy he soñado con una montaña, y era mágica. Se componía de una suerte de pasadizos a modo de parque temático. La montaña-parque temático-hotel. Una pesadilla para mí si estoy despierta porque no soy muy amiga de islas mágicas, warners y eurodisneys o similares.

Pero ser huésped de la montaña mágica ha sido entretenido, chulo, y muy raro. Uno de los pasadizos parecía un arroyo, al salir, una fila de niños te felicitaban por haberlo cruzado; uno de ellos era un dispensador de jabón humano, le tocabas la nariz y salía jabón de manos. Muy práctico para quitarte el lodo del arroyo y pasar a otro pasadizo.

En la montaña mágica hay cielo, aunque estés dentro de ella, y hay sol y pájaros volando. Eso lo he observado mientras me llegaba un sobre de manos de un chico, un botones que se parecía a Zero (“El Gran Hotel Budapest”). En el sobre hay una nota con una invitación fascinante, la posibilidad de acceder a una excursión a cualquier parte del mundo que dura dos días. Aunque elijas un destino lejano te trasladas, mágicamente, en un segundo.

Hay varias opciones para elegir: un recorrido en barco por el canal de Panamá, un viaje en globo por alguna parte de Irlanda (visualizo verde y costa), incluso visitar la Atlántida como lo hicieran Pierre Aronnax y el capitán Nemo en “Veinte mil leguas de viaje submarino”.

Yo quiero consultar con mi marido la mejor opción, pero no lo encuentro y, mientras lo busco, me voy quedando sin opciones porque otros huéspedes reservan su excursión. Al final sólo puedo acceder a un tour por una caseta de feria typical spanish. ¿En serio?

Sueños relacionados:


Hotel California

De fondo Hotel California. Normal, como si estuviera viviendo la misma pesadilla. Pero es la mía y diferente, con Hotel California de fondo.

Yo también he tenido que correr, para escapar de “algo”, pero antes de salir me he cambiado de ropa tres o cuatro veces. Imaginaos, una bestia (But they just can’t kill the beast) queriendo entrar por la ventana y yo preocupada porque toda la ropa que me pongo es demasiado holgada. Los cristales de la ventanas rotos y el pantalón que no es pitillo (But you can never leave!).

Ahora sí, corro y estoy en una carretera conocida, me apetece correr, escapar me libera, pero voy con chanclas. No me encuentro con la chica, ni cuchillos, ni con el Capitán. Me descalzo y escapo de la bestia que se acerca. Viviría descalza, no me gustan los zapatos, pero me corto con los cristales de la ventana que creía a varios kilómetros de distancia: ´Relax´, said the night man.

Me siento en medio de la carretera y termino de escuchar los acordes mientras me devora la bestia.

Hotel California sigue siendo mi canción favorita.

 


A %d blogueros les gusta esto: