Archivo de la etiqueta: Borges

Sueños sin sentido (y divertidos) III

Venezuela. Hasta allí he viajado esta noche gracias a la generosidad de una editorial (desconocida). Nos han invitado a un grupo de escritores a un hotel gigantesco que se parecía a la biblioteca de Borges… pero con mejores instalaciones. El motivo: la presentación de un libro de relatos en el que participamos los escritores invitados.

¡Qué ilusión cuando he tenido el libro en mis manos! Hasta que he descubierto que mi cuento no estaba por ninguna parte. Entonces, ¿qué hago yo en este hotel de Venezuela? Paseando por los pasillos interminables de este edificio singular me he ido encontrando con personas conocidas, incluso mi madre se alojaba allí.

Y me he perdido, no sabía volver a mi habitación, de manera que me he quedado a dormir en el cuarto de Adele, que iba a dar un concierto al día siguiente, también con motivo de la presentación del libro. Lo hemos pasado bien, charlando de nuestras cosas toda la noche.

Anuncios

La avaricia rompe el saco

Es mi refrán favorito; siempre he fantaseado con la posibilidad de triunfar como escritora, que me hicieran una entrevista y me preguntaran por mi refrán favorito. Entonces yo contestaría: “La avaricia rompe el saco. Hay un gran número de situaciones en las que se puede utilizar”. Hoy no os voy a contar un sueño sino la razón por la que he tardado en conciliar el sueño.

Me he ido a la cama pensado por alguna razón que “la avaricia rompe el saco”. A continuación me he acordado de esa entrevista ficticia en la que me hacen el típico cuestionario de “libro favorito, comida preferida, un lugar para perderse, una ciudad para vivir…”. ¿Qué contestaríais vosotros? ¿Que vuestro libro de cabecera es El guardián entre el centeno, o El libro de arena? ¿Y sobre autores, Borges o Murakami? ¿Me pongo en plan interesante contando que a mi hija de siete años ya le he leído El principito y Donde viven los monstruos? En realidad es verdad… ¿Y se sale de la línea “voy de intelectual – me encanta leer” decir que lloré como una magdalena con El Médico, pero que nunca he podido terminar Los pilares de la Tierra? Lecturas de la infancia: El club de los cinco de Enid Blyton. Durante un tiempo tuve como libro “superpreferido” Retorno a Brideshead, de hecho conservo un oso de peluche al que llamé Aloysius. Pero ahora diría que Las aventuras de Huckleberry Finn. Y si la entrevista se fuera a publicar  en una revista especializada, de literatura, las preguntas sobre lectura serían más numerosas, podría comentar que me encanta releer libros, como Seda: “Y ya sabéis, de adulto los libros adquieren otros matices, bla, bla, bla…”. Fantaseando de esa manera no hay quien duerma y podría decir que estoy siendo avariciosa, y ya sabemos que “la avaricia rompe el saco”.

No os creáis que me he dormido pronto, con el cine he hecho el mismo razonamiento que con los libros, y me debato entre confesar que soy una friki obsesiva de El padrino o hacer un análisis filosófico de Blade Runner. Pero la verdad es lloré a moco tendido con Magnolias de acero y que la película que me encanta volver a ver una y otra vez es Hechizo de Luna: “¡Johnny tiene novia, yo no tengo novia, Jhonny tiene mano, yo no tengo mano!”. Pero claro, no puedo seguir nombrando películas en mi entrevista ficticia porque no voy a conseguir dormir y “quien mucho abarca poco aprieta”, “más vale pájaro en mano que ciento volando” y además “la avaricia rompe el saco”.

¡Ay!, pero no me puedo resistir:

-Comida favorita: ¿Contesto pasta o “japo”?

-Color: Azul Francia.

-Una ciudad para vivir: Madrid.

Esta noche he soñado que iba con un saco roto dando vueltas por ahí.

 


Si Borges se enterara de esto

Ser actriz, otra de las profesiones que me vería incapaz de realizar. Como me ocurre con la música, la interpretación es uno de los dones que Dios me ha negado. Pero en el sueño de esta noche me he convertido en la protagonista de una serie de gran éxito, con todos los nervios que eso conlleva. Porque pese a que en el sueño se me ha dado esta oportunidad, las dotes para la actuación han sido las mismas que tengo despierta, nulas.

¿Qué cómo ha ocurrido? Pues lo normal, porque vivía en una comunidad instalada en otra galaxia, y las profesiones se decidían por sorteo. Creo que me he dejado influir por las “Ficciones” de Jorge Luis Borges. Por tanto he mezclado La Lotería de Babilonia con La Biblioteca de Babel. Yo he convertido la Biblioteca, el Universo, en una nave nodriza, como decía instalada en otra galaxia, y luego mi subconsciente se ha “disparatado” con lo de la profesión de actriz.

Ya en el set de rodaje, guiada por los consejos de Concha Velasco, me he limitado a intentar no sonreír: “Si te ríes, estás perdida”. Y claro yo, como siempre, a carcajada limpia. Luego me tenía que poner un gorrito en la cabeza que se me caía siempre, y más tarde bailar encima de una espada. Sé que la serie la emiten en prime time, pero yo prefiero volver a la nave nodriza y descansar en una de las cubiertas hexagonales. Pero no puedo, mi destino ha sido elegido por el azar y no hay nada que hacer. Será mejor que siga bailando.


A %d blogueros les gusta esto: