Archivo de la etiqueta: Iglesia

Madrid

madrid2

No sé por qué vuelves siempre Madrid a mí. Deberías mantenerte lejos, exactamente a la distancia en kilómetros que nos separan. Pero te cuelas en mis sueños y tus calles, dulcificadas por mi subconsciente, aparecen como fotografías repetidas.

Tengo sueños recurrentes, ya lo he comentado más de una vez, pero son recurrentes algunas temáticas, sensaciones, elementos como el agua, la sangre, el color azul Francia. Nunca se repiten escenas o fotografías, menos cuando sueño con Madrid. Madrid es un sueño que se repite.

Y hay dos lugares que vienen a visitarme para recordarme que Madrid ya no me pertenece. En realidad no existen; o son una versión alterada de lugares que sí existen. A veces observo el principio de Paseo de La Habana, a lo lejos, y lo que observo es un bulevar, pero acristalado. Todo es puro cristal, y puedo ver a través de él. No me muevo.

Otras veces estoy en Gran Vía y subo a un escarpado campanario de alguna Iglesia, no recuerdo que haya nada parecido por allí. A veces es una Iglesia, otras un castillo, pero sé que accedo por Gran Vía y que subo por una escalera de piedra; por algunos recovecos se cuela una hiedra.

Cristales y piedra. Y tú ya no me perteneces y yo quiero pisarte de nuevo.

 

Anuncios

Habemus nombre

zapatos_rojos

Imposible no hacerse eco de la elección de un nuevo Papa. Y más si una lo vive con cierta esperanza de que cambie “algo” en la Iglesia. Porque esa una es católica, con la fe en la punta del dedo gordo del pie, pero católica al fin y al cabo. Y anoche me quedé dormida pensando que sería un puntazo que saliera elegido un cardenal pelín desobedientón como O’Malley.

¿No me digáis que el nombre de O’Malley no da juego? Digo, por aquello de la “O” y el apóstrofo. Bueno, yo es que soy muy fan de las palabras y de repetir a veces palabrejas en voz alta. “O o, OOOO, ¿de qué me suena O’Malley?” Haciéndome esta pregunta me quedé dormida ayer, y he estado toda la noche mascullando nombres que empiezan por “O”. Una noche de sueños infructíferos, a no ser que tuviera que acudir a un concurso y recitar nombres que empezaran por “O”; un, dos, tres, responda otra vez. Ganaría seguro.

Primero me he acordado de George O’Malley, uno de los personajes de “Anatomía de Grey”, y he estado un rato recordando la expresión “hacer la O con un canuto”. Pero no era eso exactamente lo que estaba buscando. Muchos pubs irlandeses de por aquí y allí se llaman “O’Neill”, y también había una teniente con el mismo nombre. Y las horas en punto en inglés:

– What time is it?

– It’s nine o’clock in the morning.

“O, O, O, Sinéad O’Connor“. ¿Os acordáis de su archifamosa canción? Nothing compares 2U. A mí me gusta más Dolores O’Riordan. Menos mal que si O’Malley sale elegido Papa se va a cambiar el nombre que si no el twitter lo iba a petar… Bueno, lo va hacer de todas formas. Y dentro de unas horas esta noche en vela buscando nombres que empiezan por “O” (Óscar, Oswaldo, Özil) no va a tener sentido alguno. Pero, ¿alguno de mis sueños “disparate” los tiene?


A %d blogueros les gusta esto: