Archivo de la etiqueta: Isabel Pantoja

El rey de Holanda

holanda

Esta noche he estado a punto de casarme con el rey de Holanda. No Guillermo, pero sí un rubio con carita colorada parecido. Ya se había casado en dos ocasiones anteriores y en palacio vivían sus ex junto a sus hijos. Su hija mayor era Chabelita (léase la hija díscola de Isabel Pantoja) pero su madre en mi sueño no era Maribel si no una señora muy discreta a la que no he visto casi la cara. Con la segunda mujer el rey había tenido unos tres o cuatro hijos (aparecen también difuminados, rubios y coloraditos) a los que Chabelita cuida sin ganas; no es una buena influencia porque les pasa porros de vez en cuando.

Ése es el panorama que me espera. Pero el amor es ciego y yo estoy dispuesta a casarme con mi rey rubito. La segunda mujer, una mujer muy atractiva que me provoca celos, es la que me da mejores consejos, o lo intenta, porque a veces me dice cosas sin sentido como que me acueste con los tacones puestos.

El rey de Holanda está pluriempleado, y además de ejercer de soberano, acaba de abrir un restaurante. Muy moderno, en pleno centro de no sé muy bien qué ciudad holandesa, con grandes cristaleras. Y yo le ayudo en el negocio. Tanto le ayudo que llega un momento en que me convierto en chica para todo (cocinera, camarera, encargada de atender el teléfono…). Muy lejos queda lo de palacio, donde viven las ex a sus anchas y los hijos díscolos.

El rey ficticio de Holanda es un picaflor y, mientras yo hago despegar el restaurante, él tontea con tacones lejanos. “Ahhh, no, por ahí no paso”.  Las cristaleras hechas añicos han quedado. Ya no me caso.

 

Anuncios

Repostería a la Pantoja II

Inevitable soñar de nuevo con Isabel. Hay que ver el estrés que me ha causado la tonadillera, como la llaman en los informativos ahora. Me encanta, el término “tonadillera”, que parecía obsoleto y la Pantoja ha puesto en la palestra de nuevo. Esta noche he estado en casa de Isabel Pantoja, en una casa, no sé cuál, que se caracterizaba por tener pasillos interminables. Y los pasillos han obtenido el calificativo de “obsesivos” porque un gran pastor alemán, que no sé cómo se ha colado en la casa, se ha estado cagando (no me imagino a un pastor alemán defecando o haciendo caquitas, sino “cagando”) por todos los pasillos.

Sí, en mi sueño de esta noche me he recorrido todos los pasillos de la casa de Isabel Pantoja limpiando mojones (no me imagino popó o cagarrutas de un pastor alemán, sino “mojones”) del maleducado canino. Y ella detrás mía señalándome los rincones que quedaban por limpiar.

¿Pero qué le habrán dado al perro para tener semejante cagalera? Porque no me imagino a un pastor alemán con un cólico o una descomposición sino con una señora “cagalera”.

Sueños relacionados:

Repostería a la Pantoja.


Repostería a la Pantoja

Creo que era inevitable, soñar con Isabel Pantoja y su hijo. Que conste que las uvas las tomé al son de Anne Igartiburu y José Mota, pero da igual, porque andes por donde andes aparecen la Panto y Paquirrín. Así que he soñado con ellos, y además he aprendido a hacer unos postres de rechupete. Kiko me ha enseñado a hacer helado; sólo hay que mezclar gelatina con zumo de limón. Y supongo que meterlo en el congelador, pero nosotros hemos hecho una mezcla con un poco de desgana y nos lo hemos zampado antes de llegar a la nevera. ¿Y qué me decís de poner en un bol leche condensada con magdalenas desmigajadas? La idea era hacer un bizcocho,  pero  metiendo los dedos hemos acabado con la leche condensada y con las magdalenas. Isabel nos ha regañado, nos ha echado de la cocina y nos hemos ido a un bar. Pero en el bar lo he perdido de vista, a Paquirrín, y me he encontrado a los amigos del colegio de mi marido, y se han ido a ver una peli porno. Los muy guarrones… ¿Y yo? Me he quedado pensando en lo de la mezcla de leche condensada con magdalenas. De hecho me he despertado pensando en lo de la mezcla de leche condensada…

Hoy no hay foto, que ya estamos muy vistos “todos”.

Sueños relacionados:

¡Qué hambre!


A %d blogueros les gusta esto: