Archivo de la etiqueta: Libertad

Desnuda

desnuda

Me presento ante vosotros desnuda, que es como me siento en mis sueños. Comprenderéis que hablo en el sentido figurado, pese a que cuando hace calor también sueño desnuda, hablando de piel. Pero la desnudez de mi sueños, sea desnuda o tapada con una manta que me protege, es la de mi subconsciente. Debe estar en paz conmigo, él, porque le doy más voz de la que ningún subconsciente pudiera imaginar. Le doy identidad, casi le falta un nombre. Le cuido y a veces se porta mal conmigo, enviándome pesadillas.

Pero claro, como soy yo, soy benévola con él, y me dejo desnudar. Y me dejo acariciar mi piel que se compone de capas muy finas, sólo por él. Dar autonomía a tu subconsciente supone no tener nada que esconder, es un ejercicio de libertad inimaginable.

Se activa con la música, y se mueve por mi cuerpo como una serpiente.

Anuncios

Si quieres (Libertad IV)

Si quieres puedes robarme la energía, y darme ese calor asfixiante con el que mis pasos se hacen más pesados. Puedes hacerlo, si quieres.

Si quieres pinta con negro las sombras que me rodean, si quieres yo cierro los ojos y no noto la diferencia. Puedes hacerlo. Puedes taparme la boca y la nariz y obligarme a dejar de respirar. Puedes cruzarte en mi camino y hacerme tropezar, si quieres. Puedes ahogarme, si quieres puedes ahogarme.

Pero no aparezcas en mi sueños, porque me robas la libertad y eso no te lo consiento.

Sueños relacionados:

– Libertad I, II y III.


Blog del día premia a Sueños “disparate”

Con motivo del premio de Blog del día he pensado en hacer un recuento de los sueños que mejor me representan. También podéis ver la pequeña entrevista que me han hecho en su página web. Sólo me queda añadir un GRACIAS muito grande.

Me conocéis gracias a:

Recuerdos (Losing my Religion).

Conversaciones.

El mar.

Mujeres (Querida Lola II).

Varias vidas.

Libertad III.

Tonight.


Libertad III

Sócrates fue condenado a suicidarse mediante envenenamiento. Murió de manera serena y yo esto (que quizás lo debería de haber sabido ya) lo descubrí anoche leyendo a Fernando Savater. Con esta idea me quedé dormida.

Y esta noche me he convertido en Sócrates, porque antes de llegar a la fase REM  del sueño, me pregunté qué hubiera hecho si me hubieran condenado a suicidarme. Soñando me he preguntado si se hubiera esperado de mí haberme rebelado, o si las personas que habían ejecutado la sentencia confiaban en que yo, en mis últimas horas de vida, hubiera conseguido hacer algún razonamiento, lo suficientemente brillante, para haberme librado de la pena. Dar una vuelta de tuerca, o si no, un último discurso de despedida para quedar con la última palabra.

Lejos de estar angustiada he llegado a la conclusión de que habría disfrutado, pensando, haciéndome preguntas. Mientras me quede eso, mientras pueda pensar, seré libre.

Sueños relacionados:

Libertad.

Libertad II.


La muerte

Entonces, ¿cómo es la cosa? ¿Que no morimos mientras nos recuerden? No sé, si voy al funeral de alguien con el que he compartido momentos de mi vida, más o menos memorables, en lo único que puedo pensar, además de en que detesto los funerales, es en que esos recuerdos se desvanecen. Porque ya no somos dos personas las que recordamos, si no una.

No soñéis nunca con que asistís a un funeral, porque los de verdad están llenos de cosas que criticar, con las que te proteges ante el dolor. Pero en los soñados solo existe dolor y desconcierto. Sonaba de fondo “Uprising”, de Muse, y hoy no puedo dejar de escuchar esta música.

Sueños relacionados:

Libertad II.

Recuerdos (Losing my religion).


Libertad II

No quise ir al entierro de mi madre; preferí salir a pasear. Ella también se escapó de su propio funeral y quiso acompañarme. Fue el paseo más largo del mundo, terminamos en el mar.

Sueños relacionados:

Libertad.

Microcuentos.

El mar.


A %d blogueros les gusta esto: