Archivo de la etiqueta: Losing my Religion

Recuerdos II (Imagine Dragons)

Recopilar recuerdos es cansado, quizás por eso me he levantado hoy con mucho sueño. Mis vidas, la real y las que pudieron ser, se mezclan en mi cerebro, en mi memoria, en mi subconsciente, al que a veces regaño por osado. E intento recopilar recuerdos.

Intento integrar los recuerdos verdaderos con los posibles, integrar vidas paralelas, y abro nuevos compartimentos en mi cerebro, que crece con los sueños.

Mis recuerdos siempre van acompañados de música; ¿se puede hablar de recuerdos nuevos, unir pasado y futuro? It´s time.

Sueños relacionados:

Recuerdos (Losing my religion).

Varias vidas.

Anuncios

Blog del día premia a Sueños “disparate”

Con motivo del premio de Blog del día he pensado en hacer un recuento de los sueños que mejor me representan. También podéis ver la pequeña entrevista que me han hecho en su página web. Sólo me queda añadir un GRACIAS muito grande.

Me conocéis gracias a:

Recuerdos (Losing my Religion).

Conversaciones.

El mar.

Mujeres (Querida Lola II).

Varias vidas.

Libertad III.

Tonight.


La muerte

Entonces, ¿cómo es la cosa? ¿Que no morimos mientras nos recuerden? No sé, si voy al funeral de alguien con el que he compartido momentos de mi vida, más o menos memorables, en lo único que puedo pensar, además de en que detesto los funerales, es en que esos recuerdos se desvanecen. Porque ya no somos dos personas las que recordamos, si no una.

No soñéis nunca con que asistís a un funeral, porque los de verdad están llenos de cosas que criticar, con las que te proteges ante el dolor. Pero en los soñados solo existe dolor y desconcierto. Sonaba de fondo “Uprising”, de Muse, y hoy no puedo dejar de escuchar esta música.

Sueños relacionados:

Libertad II.

Recuerdos (Losing my religion).


Recuerdos (Losing my Religion)

Recopilar recuerdos es cansado, quizás por eso me he levantado hoy con mucho sueño, o a lo mejor porque es lunes y el peso de la semana se acomoda tranquilamente en mi espalda. Recuerdo que he estado recopilando recuerdos. Toda la noche soñando con objetos a los que podría etiquetar con varios adjetivos, todos con un tinte nostálgico: objetos tristes, objetos gastados, viejos, evocadores, recuerdos que ya no están al fin y al cabo.

¿Os habéis preguntado alguna vez qué guardaríais en una maleta si tuvierais que abandonar vuestra vida? ¿Y si pudierais recorrer los años vividos? Yo he estado esta noche en el primer dormitorio que recuerdo fue mío y he abierto la mesita de noche en busca de una hormiga. Guardé durante meses una hormiga en mi mesita de noche y un día me la comí, estaba picante. No había cumplido los cinco años. La maleta pesa aunque sólo haya metido una hormiga, y es que el bichito representa el recuerdo entero de ese cuarto: una nana que me cantaba mi madre antes de acostarme, dar botes en la cama, el nacimiento de mi hermano Juan, llorar para ir al colegio… La maleta ya va pesando, sí.

Los sueños te permiten viajar en el tiempo, y visitar tu clase en el colegio, que puedes incluso oler, a un lápiz al que acabas de sacar punta. El lápiz también me lo llevo, y la maleta pesa porque contiene el recuerdo de más de diez años. Antes de abandonar el cole me he fumado un cigarro a escondidas, en la sala de profesores. Los recuerdos pesan.

Los años de Universidad los he condensado en una canción, Losing my religion, de REM. Hay tres objetos en la maleta, el cuarto es una tijera con la que me corté el pelo, un antes y un después.


A %d blogueros les gusta esto: