Archivo de la etiqueta: Querida Lola

Querida Lola: Guerrera

Querida Lola, nuestra cuerda está llena de nudos, aristas y parece despedazada. Tiene su encanto, no obstante, se parece a esas pulseras de cuero que tanto me gustan, gastadas por el sol y blanqueadas por el agua del mar al final de verano.

Como no me escuchas desde tan lejos, te mando un salvoconducto en forma de palabras escritas, por si las lees en un algún momento. A lo mejor no consigo expresar bien lo que quiero, perdóname, es que estoy intentando averiguar qué tipo de cuerda necesita tu hermana, que ya se va alejando también a pasos agigantados.

Quería decirte que ojalá tengas la suerte que yo tengo, de poder llegar a cumplir años siendo capaz de haber cambiado mis esquemas mentales varias veces. Que la vida te proporcione el tiempo suficiente para desarrollar unos valores, afianzarlos, arraigarlos y poder cortarlos de raíz sin remordimientos.

Porque ahí está la clave, ojalá la vida os proporcione la capacidad de vivir sin remordimientos. Que os dé tiempo a cultivar todas vuestras inquietudes, el hambre que tenéis de preguntas, y podáis adquirir la seguridad suficiente para ponerlas todas patas arriba.

Querida Lola, ojalá, aunque yo no lo vea, consigas la paz interior que produce no malgastar energía en las respuestas, si no que te quedes sin complejos moldeando tus preguntas. Sólo así conectarás con el presente, aunque entiendo que ahora vivas obsesionada por el futuro.

Y te digo, eres guerrera, tienes herramientas de lucha. Las tienes ya, te las has ganado a pulso. Y te digo, yo también me he ganado a pulso el vivir sin remordimientos, sin justificarme, sin daros explicaciones. Ya os las he dado todas. Yo no sólo soy madre, soy mujer, hermana, amante. Soy escritora, creadora. Espero que la vida te proporcione el tiempo suficiente para gritar tu nombre.

“Ay guerrera, yo te llevaré en el alma la vida entera”.


Preguntas (Querida Lola IV)

1

Querida Lola:

¿Qué quieres hacer con todas la preguntas que te haces? No tienen respuesta. Pero las preguntas están ahí, son nuestra razón de ser. Acaso nos las hacemos como instinto de supervivencia.

¿Qué quieres hacer con esas preguntas? No obtendrás de ellas respuestas, pero puedes moldearlas para hacer una obra de arte, que es y será tu vida. Estíralas, dales calor, déjalas solas en el frío de la noche. Volverán a ti pese a estar congeladas. Conviértelas en cristal, y en palabras. Rómpelas, se componen de nuevo solas. Tú y yo necesitamos un “¿para qué?”, un “¿merece la pena?”. No vamos a obtener respuestas. Pero podemos hacer muchas cosas con esas preguntas, no sólo buscar las respuestas. Las preguntas son el motor de tu creatividad. ¿Qué quieres hacer con esas preguntas?

Yo te aconsejo: grítales, no les tengas miedo, bébetelas y saciarás tu curiosidad. Luego se convertirán en lluvia y volverán a ti, porque eres una persona creativa y curiosa.

Moldéalas y ahora… relájate y disfruta.

Sueños relacionados:


Querida Lola III: La cuerda

lola

Querida Lola:

Aunque no te lo creas, te voy a tejer una cuerda para que te alejes de mí. Acabas de cumplir doce años y ha llegado el momento de que mamá comprenda tu incomprensión sobre lo poco que te comprendemos.

Es una cuerda trampa, está hecha a base de límites que ahora te contrarían, y de una lista de cosas que no te dejamos hacer, o tener. Se cose con todas esas explicaciones que te da mamá y que tanto te cansas de escuchar, pero que tanto demandas. A medida que la cuerda va tomando forma, y gana en longitud, más te alejas, pero agarrada a la cuerda.

De esa forma, cuando quieras volver, sólo tendrás que tirar de ella, hecha a base de los límites que ahora te parecen excesivos, y los premios, nunca suficientes para tu mente preadolescente. No puedo dejar de tejer la cuerda; a veces me gustaría romperla para volver a acercarme a ti, para borrar de un plumazo la distancia. Pero sé que te alejarías igual, y luego no tendrías cuerda con la que volver, si quisieras hacerlo.

SUEÑOS RELACIONADOS:


Diario de Lola

diario2

Lola me ha pedido que escriba una introducción en su diario:

Este es el diario de una niña muy especial. A veces escribirá cosas triviales, divertidas, con humor; otras reflexiones más profundas, algunos miedos que la amenazan y sentimientos de alguien que despierta a la madurez. En cualquier caso la preocupación de Lola es llenar de palabras sin sentido (yo no lo creo) páginas en blanco, a las que tiene tanto respeto como yo.

Querido diario, Lola ya ha roto varias de tus hojas porque cuando vuelve la vista atrás se arrepiente de utilizar las palabras no adecuadas (yo no lo creo). Con estas primeras líneas escritas por mamá quiero hacerle comprender que no sería éste un diario sin cambios de ánimo, algunos tachones y faltas de ortografía corregidas con Tipp-Ex. Sería algo prefabricado, un guión de ficción que no es el caso.

Se llenarán tus páginas no sólo de renglones un poco torcidos y alguna coma fuera de lugar. Deberías saber, diario, que tus páginas albergarán un auténtico tesoro, las impresiones de una lectora precoz, una niña llena de contrastes, de ideas, de creatividad, que ya nunca, espero, preguntará a la hora de darte vida: “¿Puedo empezar de nuevo?”.

Sueños relacionados:

LOLA Y EL DRAGÓN.

Querida Lola.


Tercer cumpleaños del blog

Tres años ya desde que me decidí a escribir un blog… ¡sobre los sueños que tengo! Nada más que me ha aportado satisfacciones. Haciendo balance, sigo pensando que el sueño que adjunto a continuación sigue siendo mi favorito.

Querida Lola:

Querida Lola, cómo me gustaría verte sonreír más a menudo. Cuando ríes iluminas a quien te observa, tus ojos grandes se hacen más grandes, y la boca crece hasta ocupar casi toda la cara. Parece que tu rostro cambia de color, es más brillante, y la nariz se arruga para dejar paso a esa sonrisa que tanto me gusta. Pero son pocas las ocasiones en las que ríes de esa manera despreocupada que corresponde a los niños de tu edad. Esa carcajada limpia libre de grandes preocupaciones, sin rastro de sombras.

¿Por qué entonces has dejado que algunas sombras ensucien esa luminosidad? Cuando no ríes tus ojos grandes se hacen más grandes, pero también se hunden en tu rostro, que palidece. Me gustaría poder moldearte la cara con mis manos, cambiar la dirección de tus labios, levantarlos hacia arriba, para que sonrían. Me gustaría tener una varita mágica y posarla en medio de tu frente, para absorber como una mamá hada todas tus preocupaciones, hacerlas desaparecer.

Quizás no tenga una varita mágica, pero tengo todo el amor del mundo, que nos convierte a todas las madres en las hadas más eficientes.


El subconsciente de Lola

Lola ha escrito: “Mi cabeza tiene muchos pasadizos y puertas. Yo siempre voy por las puertas porque los pasadizos son pensamientos secretos”.

Yo le he dicho que no tenga miedo de internarse en los pasadizos; así descubrí yo LA PEQUEÑA CIUDAD, un regalo inesperado que cultivo con palabras.

Sueños relacionados:

Querida Lola.


A %d blogueros les gusta esto: