Archivo de la etiqueta: Recorrí el mundo

Nostálgica sin remedio, viajera incansable sin abrir los ojos

soñando

Y recorrí el mundo sin salir de un pasillo a oscuras. A través de los olores lo recorrí, y tanteando texturas, las de la pared, las del algodón, las texturas aterciopeladas de dos vidas dormidas.

Me quedé un rato sentada en el pasillo oscuro y percibí un intenso olor a colonia; entonces viajé a una madrugada, miles de madrugadas, en las que sentía frío, frío por quedarme sola, durante horas, en el colegio, rodeada de niños y tremendamente sola. Horas interminables, días tan largos.

Como el pasillo encierra todo el mundo, es muy extenso, y me puedo levantar y andar sin temor a llegar al final. Pero aún así tengo miedo de toparme violentamente con la salida, así que voy tanteando, con mis brazos extendidos, las paredes del pasillo. Y toco una pared rugosa, y viajo de nuevo, esta vez a un dibujo de otra pared que quizás ya esté derruida, pero que yo tocaba con el dedo para quedarme dormida. Un dibujo hecho con una gota de pintura, acumulada caprichosamente en un rincón del cabecero.

Avanzo hacia un lugar donde parece que no hace tanto frío. Entro en una habitación cálida, y me acurruco en el suelo para dejar de pensar.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: