Archivo de la etiqueta: Recuerdos

A veces sueño recuerdos

Me ocurre cuando duermo, creo que no es un sueño profundo, que me empieza a latir muy fuerte el corazón. Suele ir asociado este sobresalto a algún recuerdo.

Esta noche la serpiente me ha llevado a un recuerdo feliz, uno de esos momentos que tienes guardado en tu memoria en los que todo es perfecto. Iba recorriendo la Castellana a pie, embarazada de Lola, en una época del año que es genial en Madrid, los primeros días de diciembre. Recuerdo que iba a una clase de preparación al parto (una y no más) y que llevaba puesto un jersey de Javier, mi marido. Y hacía mucho frío; ese frío que corta la cara y es un gustazo porque es muy limpio.

Si rasco un poco más en ese recuerdo puedo observar que soy un poco infantil, que todavía no me he cortado el pelo, tengo noches de imsomnio y todavía me faltan conclusiones a las que llegar. Ahora me noto más sabia, pero menos soberbia, duermo como un bebé y cada día me siento más libre.

Pero mi recuerdo (ahora es una foto fija mirando hacia arriba, en la que estoy muy sonriente y respiro aire helador) me cuenta que en esa época no tenía conciencia de esa sabiduría que me faltaba. No me había sentido todavía arrancada de Madrid, no me planteaba si era buena madre o buena hija, y tenía todavía restos del egoísmo de la adolescencia, aunque ya me acercaba a los treinta.

Y yo le cuento que por aquel entonces no era capaz de escribir estos encuentros, ni tenía capacidad de ser resiliente, ni de reinventarme. Y ella me contesta que para qué, si no tenía necesidad de hacerlo.

Hemos establecido un diálogo, me doy perfecta cuenta de que cuando bajaba la Castellana, al encuentro de mi marido, hubo un momento en el que me paré, miré hacia arriba, fui consciente de la felicidad que sentía y establecí una conversación con mi yo futuro. O por lo menos así lo recuerdo.


Insomnio voraz

Mi insomnio, que hacía tiempo que no me visitaba, ha vuelto con un hambre voraz. Se ha vengado de mis horas de sueño y me ha dedicado una noche entera. Me ha mordido el estómago con ganas y, cuando cansado y empachado, ha alzado sus manos hacia mi cabeza, yo estaba rendida a sus caprichos.

Sí, le he dejado, pese a mis reticencias iniciales, que escarbe como un monstruo sucio y desconsiderado en mis recuerdos. Y ha querido secar al sol los malos; los rayos del sol han otorgado a esos recuerdos la fuerza del presente. Y yo que los creía olvidados.

SUEÑOS RELACIONADOS:


Recuerdos II (Imagine Dragons)

Recopilar recuerdos es cansado, quizás por eso me he levantado hoy con mucho sueño. Mis vidas, la real y las que pudieron ser, se mezclan en mi cerebro, en mi memoria, en mi subconsciente, al que a veces regaño por osado. E intento recopilar recuerdos.

Intento integrar los recuerdos verdaderos con los posibles, integrar vidas paralelas, y abro nuevos compartimentos en mi cerebro, que crece con los sueños.

Mis recuerdos siempre van acompañados de música; ¿se puede hablar de recuerdos nuevos, unir pasado y futuro? It´s time.

Sueños relacionados:

Recuerdos (Losing my religion).

Varias vidas.


La pequeña ciudad VI

Me pregunto si el hotel de pasillos interminables con el que he soñado esta noche contiene aquellos recuerdos de las cosas que no he vivido. Intento abrir puertas que desaparecen, no hay cosa que odie más que un laberinto (aunque yo no odio nada). Busco una habitación determinada, me han susurrado al oído el número, pero no lo encuentro, no la encuentro, no tengo ese recuerdo.

Creo que el hotel de pasillos interminables es una parte de mi cerebro, y está un poco desordenado porque Mateo ha estado por allí sin mi permiso, le gusta dar paseos por mis recuerdos cuando sale de la pequeña ciudad.

Sueños relacionados:

Categoría la pequeña ciudad.


Blog del día premia a Sueños “disparate”

Con motivo del premio de Blog del día he pensado en hacer un recuento de los sueños que mejor me representan. También podéis ver la pequeña entrevista que me han hecho en su página web. Sólo me queda añadir un GRACIAS muito grande.

Me conocéis gracias a:

Recuerdos (Losing my Religion).

Conversaciones.

El mar.

Mujeres (Querida Lola II).

Varias vidas.

Libertad III.

Tonight.


La muerte

Entonces, ¿cómo es la cosa? ¿Que no morimos mientras nos recuerden? No sé, si voy al funeral de alguien con el que he compartido momentos de mi vida, más o menos memorables, en lo único que puedo pensar, además de en que detesto los funerales, es en que esos recuerdos se desvanecen. Porque ya no somos dos personas las que recordamos, si no una.

No soñéis nunca con que asistís a un funeral, porque los de verdad están llenos de cosas que criticar, con las que te proteges ante el dolor. Pero en los soñados solo existe dolor y desconcierto. Sonaba de fondo “Uprising”, de Muse, y hoy no puedo dejar de escuchar esta música.

Sueños relacionados:

Libertad II.

Recuerdos (Losing my religion).


A %d blogueros les gusta esto: