Archivo de la etiqueta: Reyes Magos

Carta de Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente

Estimados lectores:

Nos dirigimos a vosotros en nombre de Cristina porque ella no sabe muy bien cómo expresaros su gratitud. Nos ha pedido como regalo que redactemos una carta de agradecimiento en su nombre. Aquí mi amigo Balta dice que soy muy formal a la hora de intentar explicaros algo, por lo que el siguiente párrafo lo va a escribir él, que siempre ha sido su Rey. Saludos cordiales de parte de Su Majestad el Rey Gaspar (y el próximo año a ver si os portáis mejor).

Hola, soy Baltasar, y lo que Gaspar quería deciros sin tanto preámbulo es: GRACIAS. ¿Para decir “gracias” tanta palabrería? Ala, adiós. Ahora os paso a Melchor. Pero antes un aviso: A ver si nos portamos mejor que vaya tela con las copitas en Navidad, y en verano, y en octubre, y en feria…

Queridos lectores: Yo soy el de la barba blanca. Me consta que Cristina ha tenido que comprobarlo en Google porque a día de hoy todavía no lo sabe bien. Pero no me enfado con ella, es buena. Yo os quería contar las razones de las “gracias” de mi amiga. Quería que supierais lo que le ha cambiado la vida dar con la idea de este blog, en el que se siente de nuevo escritora y periodista, lo que ha sentido desde que tenía uso de razón. Pero ha sido por vuestro apoyo, por lo que se ha convencido de que no lo debe estar haciendo del todo mal. La sensación que le produce saber que estáis ahí leyendo, es la misma que si le dierais vida a sus relatos. Provocar sensaciones con personajes sacados de su cabeza es una de las cosas que mejor le hacen sentir. Vuestros comentarios, vuestra fidelidad y apoyo le quitan inseguridad. Más o menos esa es la idea que nos ha pedido que os transmitamos. Antes de despedirme quería deciros que espero que en el año 2012 os portéis mejor, que vaya quebraderos de cabeza nos habéis dado.

Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente.

 

Anuncios

Querida Lola:

 

Querida Lola, cómo me gustaría verte sonreír más a menudo. Cuando ríes iluminas a quien te observa, tus ojos grandes se hacen más grandes, y la boca crece hasta ocupar casi toda la cara. Parece que tu rostro cambia de color, es más brillante, y la nariz se arruga para dejar paso a esa sonrisa que tanto me gusta. Pero son pocas las ocasiones en las que ríes de esa manera despreocupada que corresponde a los niños de tu edad. Esa carcajada limpia libre de grandes preocupaciones, sin rastro de sombras.

¿Por qué entonces has dejado que algunas sombras ensucien esa luminosidad? Cuando no ríes tus ojos grandes se hacen más grandes, pero también se hunden en tu rostro, que palidece. Me gustaría poder moldearte la cara con mis manos, cambiar la dirección de tus labios, levantarlos hacia arriba, para que sonrían. Me gustaría tener una varita mágica y posarla en medio de tu frente, para absorber como una mamá hada todas tus preocupaciones, hacerlas desaparecer.

Quizás no tenga una varita mágica, pero tengo todo el amor del mundo, que nos convierte a todas las madres en las hadas más eficientes.

SUEÑOS RELACIONADOS:


A %d blogueros les gusta esto: