Archivo de la categoría: Ofidiofobia

Tarántula vs. escorpión

bichos

Bichos.

Esta noche me he trasladado a una casa con una habitación gigante. ¿Una casa nueva? Puede ser y, aunque en la habitación gigante dormimos todos juntos (marido, niños y yo, cero intimidad), en el sueño no me importa.

Es una habitación enorme, como una suite de un hotel, pero todo tiene trampa. Me encuentro danzando por el suelo, a un lado una tarántula, a otro, un escorpión.

Y me veo en la tesitura que me he preguntado alguna vez: ¿qué bicho es más fácil de esquivar? Yo creo que la tarántula, porque el escorpión se me antoja escurridizo, como si en cualquier momento fuera a hacer un movimiento imprevisto, cual serpiente.

Así que he saltado, pies descalzos, por encima de la tarántula sin problema y he ahogado al escorpión con una almohada. Sorry.

Sueños relacionados: 


Subconsciente

serpiente

Te has convertido de nuevo en serpiente y te has escapado de mi cerebro.  No sé por qué eres tan desobediente. ¿Dónde has estado esta noche? ¿Por dónde has trepado? Seguro que te has colado entre los libros que tanto te gustan.

Las serpientes sois silenciosas y escurridizas. Vuelve de entre las páginas de mis libros y entra en mi mente, que no puedo dormir.

 

 


Lagarto de Komodo

Por más que me hayan explicado que es inofensivo, que no  muerde y que lo han adoptado como animal de compañía, no puedo soportar la idea de que un lagarto de Komodo se haya instalado en mi cuarto de baño. ¡Y tengo que entrar! Que sensación de vértigo he tenido toda la noche; soñar con un lagarto de Komodo no es agradable, se parecen a las serpientes pero “en grande”. Y ya sabéis que yo tengo ofidiofobia.

¿Os imagináis intentado entrar a tu cuarto de baño, en el colmo de la intimidad, mirando fijamente al lagarto en cuestión? Me tiemblan las piernas nada más pensarlo. Es más, ahora despierta, los azulejos de “la habitación del pánico” se me antojan fríos y poco acogedores. Que no voy a entrar por si acaso, vamos.

lagarto de comodo


Ofidiofobia VII

Las hormigas, las hormigas inundan las calles, los suelos y los campos cual marabunta todas ellas.

Pero a mí las hormigas no me dan tanto miedo como las serpientes; me las como y ya está. Porque yo me he convertido en serpiente.

Sueños relacionados:

Recuerdos (Losing my religion).

Categoría Ofidiofobia.


Ofidiofobia VI (o Aracnofobia I)

Una araña me ha picado esta noche; en mi sueño soñado. Todavía puedo sentir cómo ha recorrido mi brazo y me ha picado en la mano, mientras intentaba quitármela de en medio con una buena sacudida.

Me imagino que estaréis pensando en una araña peluda y grande, pero no os creáis, ha sido una arañita pequeña de patas muy finas. Pero igualmente me ha picado, y he sentido en el dedo índice una presión parecida a cuando tienes la mano dormida.

Si elevaba el dedo (a modo de peineta, dedicada a todas las arañas del mundo) la presión disminuía, pero si lo dejaba suelto, entonces empezaban a salirme unas púas blancas.

¡Ajajá! (supongo que esta es una palabra inventada). Ahora, al verme las púas, las personas que me han acompañado en el sueño comienzan a tomarme en serio. Antes se habían reído de mi miedo a la araña pequeña, pero comienzan a pensar que la picadura tiene unas consecuencias extrañas. Y yo no sé si seguir asustada o asustarlos a ellos lanzándole púas venenosas.

Sí, me estoy convirtiendo en serpiente, al fin.

Sueños relacionados:

Categoría ofidiofobia.


Ofidiofobia V

¿Por qué hay tantas orugas en las aceras? Es como una pesadilla, si no tienes cuidado puedes pisarlas. Las orugas son como serpientes pequeñitas…

Sueños relacionados:

Categoría ofidiofobia.


A %d blogueros les gusta esto: