Archivo de la categoría: Los cuentos de mamá

Querida Lola: Guerrera

Querida Lola, nuestra cuerda está llena de nudos, aristas y parece despedazada. Tiene su encanto, no obstante, se parece a esas pulseras de cuero que tanto me gustan, gastadas por el sol y blanqueadas por el agua del mar al final de verano.

Como no me escuchas desde tan lejos, te mando un salvoconducto en forma de palabras escritas, por si las lees en un algún momento. A lo mejor no consigo expresar bien lo que quiero, perdóname, es que estoy intentando averiguar qué tipo de cuerda necesita tu hermana, que ya se va alejando también a pasos agigantados.

Quería decirte que ojalá tengas la suerte que yo tengo, de poder llegar a cumplir años siendo capaz de haber cambiado mis esquemas mentales varias veces. Que la vida te proporcione el tiempo suficiente para desarrollar unos valores, afianzarlos, arraigarlos y poder cortarlos de raíz sin remordimientos.

Porque ahí está la clave, ojalá la vida os proporcione la capacidad de vivir sin remordimientos. Que os dé tiempo a cultivar todas vuestras inquietudes, el hambre que tenéis de preguntas, y podáis adquirir la seguridad suficiente para ponerlas todas patas arriba.

Querida Lola, ojalá, aunque yo no lo vea, consigas la paz interior que produce no malgastar energía en las respuestas, si no que te quedes sin complejos moldeando tus preguntas. Sólo así conectarás con el presente, aunque entiendo que ahora vivas obsesionada por el futuro.

Y te digo, eres guerrera, tienes herramientas de lucha. Las tienes ya, te las has ganado a pulso. Y te digo, yo también me he ganado a pulso el vivir sin remordimientos, sin justificarme, sin daros explicaciones. Ya os las he dado todas. Yo no sólo soy madre, soy mujer, hermana, amante. Soy escritora, creadora. Espero que la vida te proporcione el tiempo suficiente para gritar tu nombre.

“Ay guerrera, yo te llevaré en el alma la vida entera”.


Érase una vez

lola_salta

¿No empiezan así todos los cuentos?

Érase una vez una niña muy pizpireta que de tanto pizpiratear se quedó turuleta. Andaba esa niña de puntillas, porque a cada paso que daba se le escapaban por los pies estelas de colores que se enmarañaban.

Eran estelas azules y violetas, rojas y a veces negras. Le daba miedo a la niña pizpireta dejar escapar tantos colores de su cuerpecillo, cada vez más delgado por quedarse sin estelas.

Hasta que fue descubriendo que los colores, aunque rebeldes y huidizos, la acompañaban. Se acostumbró a su externa presencia y comenzó a jugar con ellos. Los convirtió en palabras; con la A del azul y la R del rojo bien atados a su cintura la niña llegó a liberar incluso estelas de colores fluorescentes, y trenzó las cuerdas de colores y compuso, desmadejando colores, cuentos y relatos. Ya no andaba de puntillas, para cogerlos al vuelo saltaba.

La niña creció y pasó de ser pizpireta a curiosa e inquieta. Desenredados los hilos de colores tejió su propia historia y, mezclando colores, tuvo a sus hijos, que van andando torpemente de puntillas porque todavía no se han acostumbrados a sus estelas.

La mujer curiosa e inquieta vive en el centro de sus hilos de colores, estelas que se desordenan con mucha facilidad, tanto que a veces la hacen tropezar.

Pero ella, con la paciencia que le ha otorgado el oficio, sigue desmadejando cuerdas, y las convierte en palabras y se las ata con empeño en la cintura, para quedar justo en medio de ellas y, cuando llegue el momento de la despedida, utilizarlas para coger impulso y entonces saltar, saltar.

 

 


Preguntas (Querida Lola IV)

1

Querida Lola:

¿Qué quieres hacer con todas la preguntas que te haces? No tienen respuesta. Pero las preguntas están ahí, son nuestra razón de ser. Acaso nos las hacemos como instinto de supervivencia.

¿Qué quieres hacer con esas preguntas? No obtendrás de ellas respuestas, pero puedes moldearlas para hacer una obra de arte, que es y será tu vida. Estíralas, dales calor, déjalas solas en el frío de la noche. Volverán a ti pese a estar congeladas. Conviértelas en cristal, y en palabras. Rómpelas, se componen de nuevo solas. Tú y yo necesitamos un “¿para qué?”, un “¿merece la pena?”. No vamos a obtener respuestas. Pero podemos hacer muchas cosas con esas preguntas, no sólo buscar las respuestas. Las preguntas son el motor de tu creatividad. ¿Qué quieres hacer con esas preguntas?

Yo te aconsejo: grítales, no les tengas miedo, bébetelas y saciarás tu curiosidad. Luego se convertirán en lluvia y volverán a ti, porque eres una persona creativa y curiosa.

Moldéalas y ahora… relájate y disfruta.

Sueños relacionados:


Lola dice

Lola dice que el arte es una palabra sin letras.

lola_dice


Querida Lola III: La cuerda

lola

Querida Lola:

Aunque no te lo creas, te voy a tejer una cuerda para que te alejes de mí. Acabas de cumplir doce años y ha llegado el momento de que mamá comprenda tu incomprensión sobre lo poco que te comprendemos.

Es una cuerda trampa, está hecha a base de límites que ahora te contrarían, y de una lista de cosas que no te dejamos hacer, o tener. Se cose con todas esas explicaciones que te da mamá y que tanto te cansas de escuchar, pero que tanto demandas. A medida que la cuerda va tomando forma, y gana en longitud, más te alejas, pero agarrada a la cuerda.

De esa forma, cuando quieras volver, sólo tendrás que tirar de ella, hecha a base de los límites que ahora te parecen excesivos, y los premios, nunca suficientes para tu mente preadolescente. No puedo dejar de tejer la cuerda; a veces me gustaría romperla para volver a acercarme a ti, para borrar de un plumazo la distancia. Pero sé que te alejarías igual, y luego no tendrías cuerda con la que volver, si quisieras hacerlo.

SUEÑOS RELACIONADOS:


La puerta del Ratón Pérez (Cuentos “disparate”)

portada_ratón

 

En la familia del Ratón Pérez todo está preparado para el nacimiento de un nuevo ratoncito. La sorpresa es mayúscula cuando descubren que sólo tiene tres patas. Pese a las dificultades del ratoncito, gracias a nuestro protagonista y a una puerta, conseguirá ser uno de los mejores ratones “recoge dientes”.

A Martina se le cayó su primer diente un día soleado, martes. Se acuerda perfectamente; de que era un martes soleado y de que había hecho un examen de cálculo por la mañana y había jugado al pilla pilla por la tarde.  Se acuerda de todo porque ese día ocurrieron unos hechos curiosos que ahora vamos a contar. Esa noche Martina preparó muy bien el diente, su paleta izquierda, para que viniera el Ratón Pérez a recogerlo y le dejara, a cambio, algunos euros de regalo.

No le faltó ningún detalle: La paleta metida en una bolsita, harina para que el Ratón dejara su huella, un poco de queso y una carta escrita para él. Y se durmió profundamente, y soñó con el Ratón Pérez, el mundo de los ratones y todo lo que allí ocurría.

En el gran palacio construido con dientes, esmaltados, también blancos inmaculados, iba a nacer el hijo del gran Ratón Pérez, nieto de Don Ratón Pérez, bisnieto del Ratón Pérez y tataranieto del inolvidable Ratón Pérez. (…)

Si quieres saber qué ocurre no dudes en visitar CUENTOS “DISPARATE”  o enviarme un correo a una de estas dos direcciones: cgm_1999@yahoo.com  / cristinagmontero@cuentosdisparate.es y encargar un cuento personalizado.

ratonito_queso


A %d blogueros les gusta esto: