Archivo de la categoría: Los cuentos de mamá

Lola dice

Lola dice que el arte es una palabra sin letras.

lola_dice


Querida Lola III: La cuerda

lola

Querida Lola:

Aunque no te lo creas, te voy a tejer una cuerda para que te alejes de mí. Acabas de cumplir doce años y ha llegado el momento de que mamá comprenda tu incomprensión sobre lo poco que te comprendemos.

Es una cuerda trampa, está hecha a base de límites que ahora te contrarían, y de una lista de cosas que no te dejamos hacer, o tener. Se cose con todas esas explicaciones que te da mamá y que tanto te cansas de escuchar, pero que tanto demandas. A medida que la cuerda va tomando forma, y gana en longitud, más te alejas, pero agarrada a la cuerda.

De esa forma, cuando quieras volver, sólo tendrás que tirar de ella, hecha a base de los límites que ahora te parecen excesivos, y los premios, nunca suficientes para tu mente preadolescente. No puedo dejar de tejer la cuerda; a veces me gustaría romperla para volver a acercarme a ti, para borrar de un plumazo la distancia. Pero sé que te alejarías igual, y luego no tendrías cuerda con la que volver, si quisieras hacerlo.

SUEÑOS RELACIONADOS:


La puerta del Ratón Pérez (Cuentos “disparate”)

portada_ratón

 

En la familia del Ratón Pérez todo está preparado para el nacimiento de un nuevo ratoncito. La sorpresa es mayúscula cuando descubren que sólo tiene tres patas. Pese a las dificultades del ratoncito, gracias a nuestro protagonista y a una puerta, conseguirá ser uno de los mejores ratones “recoge dientes”.

A Martina se le cayó su primer diente un día soleado, martes. Se acuerda perfectamente; de que era un martes soleado y de que había hecho un examen de cálculo por la mañana y había jugado al pilla pilla por la tarde.  Se acuerda de todo porque ese día ocurrieron unos hechos curiosos que ahora vamos a contar. Esa noche Martina preparó muy bien el diente, su paleta izquierda, para que viniera el Ratón Pérez a recogerlo y le dejara, a cambio, algunos euros de regalo.

No le faltó ningún detalle: La paleta metida en una bolsita, harina para que el Ratón dejara su huella, un poco de queso y una carta escrita para él. Y se durmió profundamente, y soñó con el Ratón Pérez, el mundo de los ratones y todo lo que allí ocurría.

En el gran palacio construido con dientes, esmaltados, también blancos inmaculados, iba a nacer el hijo del gran Ratón Pérez, nieto de Don Ratón Pérez, bisnieto del Ratón Pérez y tataranieto del inolvidable Ratón Pérez. (…)

Si quieres saber qué ocurre no dudes en visitar CUENTOS “DISPARATE”  o enviarme un correo a una de estas dos direcciones: cgm_1999@yahoo.com  / cristinagmontero@cuentosdisparate.es y encargar un cuento personalizado.

ratonito_queso


Las manos de Martina

matina_pinta_manos

Las manos de Martina desprenden una energía especial. Cuando te toca notas electricidad, suave, amable. Le encanta hacer masajes porque es consciente del “poder sanador” de sus manos. Las manos de Martina son pequeñas, todavía no se notan los huesos metacarpianos.

Y esa forma de sus manos hace que tenga una manera especial de manipular los objetos. Me encanta ver a Martina cogiendo un lápiz, señalando la hoja por la que va cuando lee un libro, estirándose con fuerza la coleta del pelo. Martina no te toca, siempre te acaricia, porque sus manos desprenden electricidad suave y amable y ella es consciente de ello.

Martina pinta con sus manos.

SUEÑOS RELACIONADOS:

Martina lee a Alberti.


Cumpleaños de Lola

cumple_lola

Hoy es el cumpleaños de Lola. Felicidades, tú eres la que lo inspiras todo:

Lola y el Dragón.

– Querida Lola, I y II.

Cuando todo empezó.

El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas.

– Diario de Lola, I y II.

El cielo tiene suelo.

Cuento de Lola.

La Reina Madre.

El subconsciente de Lola.

Blog de Lola.

Lola inspira, Lola sueña, Lola cuenta historias

Los sueños de Lola.

Lola sueña con Wu Zetian.

Prumprum y Prampram.

Pequeñas grandes reflexiones.

Himalaya.

Baltasar, el cangrejo de coral.

Lo que más me gusta del mundo.

 


Martina lee a Alberti

Martina ha aprendido a leer hace relativamente poco. Lo sé, ha tardado, pero ahora que ya ha adquirido seguridad está entusiasmada. Tanto que busca entre los libros de mamá para leer los títulos en voz alta, con el consiguiente dolor de cabeza de los demás. Y buscando buscando ha encontrado “Baladas y canciones del Paraná”, de Rafael Alberti. Le ha llamado mucho la atención, no sé si ha sido por la portada (que tiene impresa una paloma de Picasso), o porque la estética de la poesía le ha parecido menos densa que los “tratados” que encuentra en otros libros.

Los barcos pasan tan cerca

de la orilla,

que bien pudieran llevarseparaná2

una rama de los sauces

de la orilla.

Está tan cerca la orilla,

que si los barcos quisieran

también pudieran llevarse

un caballo de la orilla.

¡Qué bien estar a la orilla

de esta orilla

en donde pueden los barcos,

si es que los barcos quisieran,

llevarse al mar un caballo,

una rama de los sauces

y la orilla!

Me ha pedido leerlo. Yo al principio creí que se cansaría pronto, que no iba a entender nada, pero no subestiméis la sensibilidad de una niña de seis años y la capacidad de transmitir de Rafael Alberti con su poesía; Martina lee y lee “paloma del Paraná, vuela y vámonos”. Fantaseo con la idea de que Alberti y mi hija se comunican, establecen una conversación cuando Alberti le susurra: “Cantas raro,/ pajarraco./ Repites letras y letras,/ y nadie atiende a tu canto./ Y si lo atiende… ¡Qué risa,/ pajarraco!”

SUEÑOS RELACIONADOS:

Martina.

Martina II (Happy).


A %d blogueros les gusta esto: